• El árbol de la memoria

San Pedro de Atacama: Valle de la Luna

Actualizado: 14 de jun de 2019




El Valle de la Luna es quizás uno de los lugares más impresionantes dentro de la infinidad de atractivos que visitamos en San Pedro de Atacama. Ya sea que vivas rodeado de vegetación o del gris concreto citadino, el paisaje del Valle posee la bondad de mostrarse como algo que nunca antes hayas experimentado.



Las visitas al Valle comienzan a las 15:00 hrs., horario que fija la agencia para recogerte en tu lugar de hospedaje. El valor que debes pagar por este tour es de 17 mil pesos chilenos (25USD), a los que debes sumar 7 mil más (10USD) por entrar al parque. Incluye los traslados dentro del recinto y una merienda al finalizar el tour, momento en que, junto a una copa de vino, tendrás la posibilidad de ver cómo el atardecer va bañando toda la explanada del Valle de la Luna.

Sin duda, uno de los atardeceres más esplendorosos que verás en tu vida. Esta es la razón de que el tour esté agendado durante la tarde y no temprano en la mañana como la mayoría de los otros recorridos.


Comenzamos adentrándonos en las llamadas cavernas de sal. Estructuras que se formaron hace millones de años y que, además de su belleza, cumplirán la función de cubrirte del intenso calor de la tarde. Algunas cavernas son de más difícil acceso que otras, por lo que recomendamos ir con zapatos para la ocasión, ropa holgada y suficiente agua para la tarde.


Además de las cavernas, existen otras estructuras formadas por la sal, como es el caso de las tres marías, un conjunto de rocas que aparentan ser tres vírgenes rezando y que son una parada obligada para los turistas. Tanto las cavernas, como las tres marías, se realizan a pie y son de caminatas relativamente cortas. Es un comienzo bastante tranquilo comparado a lo que sigue a continuación: llegadas las 17 hrs aproximadamente, se da origen al inicio de un duro trekking a través del valle. Cruzar el desierto es una experiencia única. La falta de humedad y el inclemente calor harán que te sientas en extremo cansado, sin embargo, vale totalmente la pena. Tanto la arena como la falta de humedad, transforman este recorrido en una práctica única para los amantes de los recorridos diferentes.





El circuito dura un par de horas y es a través de una leve pendiente. A medida que vas subiendo irás descubriendo la panorámica de valle. Una postal que se develará completamente una vez llegues a la cima.




Ya se acerca el atardecer y los guías comienzan a juntar a todos los visitantes para llevarlos a la última estación del recorrido. El lugar elegido es el mirador del valle, que además de tener una vista preciosa, es el lugar perfecto para ver al sol ponerse en el horizonte. La paleta de colores del desierto se mezcla con los tonos rojizos y violetas del atardecer, formando una imagen realmente sublime. Podrás disfrutar los colores vivos de la naturaleza sin intervención alguna. En este lugar no existe la electricidad ni contaminación lumínica de ningún tipo. La visita se dará por concluida cuando el tibio sol de la tarde se haya apagado por completo y la única luz que quede en el horizonte sea el de la luna.





66 vistas
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Twitter Icono
  • Icono negro Pinterest
  • Negro del icono de Spotify
  • Icono negro TripAdvisor
  • Negro Icono RSS

ENTÉRATE DE