• El árbol de la memoria

Onces Bellavista: Tradición Alemana

Una de las ventajas de habernos mudado al Sur, es la amplia oferta de lugares para comer que existe en la zona. Este domingo, recorriendo en sector de Ensenada, nos encontramos -por casualidad- con un sitio que nos sorprendió de muy buena forma.





A 34 kilómetros de la ciudad de Puerto Varas, se encuentra Onces Bellavista, lugar que rememora las tradicionales onces alemanas, caracterizadas por la abundancia y multiplicidad de sabores.





Llegamos a eso de las 17 hrs y lo primero que sorprende es la belleza del entorno. El lugar está a escasos metros del Lago Llanquihue, donde podrás observar el volcán Osorno, Calbuco y empaparte de la tranquilidad del lugar.




En la recepción nos recibe el dueño para contarnos que estaban con mucha gente y que, de momento, debemos esperar a que se desocupe alguna mesa. La espera fue de unos 10 minutos (¡estaba repleto en pleno invierno!). En ese espacio de tiempo, aprovechamos de recorrer los alrededores. Existe una especie de terraza y juegos infantiles donde puedes sentarte a descansar y mirar el atardecer. Mientras esperas, también puedes comprar artesanía y/o mermeladas, parte de los souvenir ofrecidos por los dueños.





Una vez dentro, nos trajeron lo que ellos llaman la típica y tradicional once alemana, que además de inspirarse en la cocina teutona, es exageradamente abundante. Pedimos una para cada uno, ¡craso error!, pues más adelante nos dimos cuenta que fácilmente hubiésemos comido los dos sólo con una once. De seguro la próxima lo haremos así.





La once es única, es decir, no existe la opción de pedir a la carta, alternativa bastante cómoda considerando la amplia gama de sabores que incluye: chocolate caliente, té, café, pasteles, huevo, pasta de salmón ahumado, pasta de pepinillos, huevo, mantequilla, salame, queso mantecoso, queso de cabra, mermeladas caseras y pan de molde. La niña que nos atendió nos mencionó que la cocina funciona estilo buffet, es decir, podíamos seguir pidiendo si queríamos más, pero la verdad, ni siquiera pudimos terminar lo que nos trajeron inicialmente.




En general, la atención fue buena y rápida. Constantemente el personal visita tu mesa preguntando si necesitas algo más. Los sabores son simples pero ricos y el lugar es muy acogedor. Quizás los únicos puntos negativos que pudimos notar es que el pan lo traen frío sin posibilidad de tostarlo y que, tanto el té como el café son de calidad media. A pesar de eso, es un lugar muy recomendado y que, seguramente, volveremos a visitar.


Precio por persona: $13000 clp

Dirección: Camino a Ensenada km 34,2 (Ruta 225) - Puerto Varas

46 vistas
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Twitter Icono
  • Icono negro Pinterest
  • Negro del icono de Spotify
  • Icono negro TripAdvisor
  • Negro Icono RSS

ENTÉRATE DE