• El árbol de la memoria

Argentina: San Carlos de Bariloche

En enero de este año, sacamos de la lista uno de nuestros tantos viajes pendientes. Aprovechamos la cercanía que existe entre Puerto Varas y Bariloche, y nos escapamos por un par de días a la ciudad transandina. Partimos en auto a eso de las 9 de la mañana (son sólo 300 kilómetros y, dependiendo de la velocidad con la que quieras viajar, puedes demorar entre 4 ó 5 horas) con la idea de llegar al hotel, ducharnos y salir a almorzar algo rico.

Nuestro primer día fue para recorrer el centro cívico, comer pastas, chocolates y mucho helado. Al ser una ciudad, en su mayoría turística, el comercio está súper desarrollado. La oferta gastronómica abunda y existen verdaderos palacios dedicados a todo tipo de golosinas, destacando el turrón, el dulce de leche y el producto estrella: el chocolate. Como dato anecdótico y, obviamente para el debate, los barilochenses dicen que tienen el mejor chocolate del mundo. En nuestra experiencia, no sabemos si es el mejor, pero de seguro sí vale la pena probarlo.



Nuestras recomendaciones en el centro cívico de la ciudad:

Pastas: El boliche de Alberto Pastas, Cazuela

Chocolates: Chocolates Rapa Nui, Del Turiste Chocolates

Helados: Mamuschka Helados, Helados Fiore, El reino de los chocolates

Atracciones: Catedral, Calle Mitre, Balneario

Nuestra siguiente jornada estuvo repleta de hermosos paisajes en el cerro Catedral. El cerro Catedral es una montaña ubicada dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi a 19 kilómetros del centro de la ciudad. Su principal atractivo es su centro de Ski, el cual ostenta el galardón de ser el más desarrollado de sudamérica.


La temperatura promedio cuando visitamos Bariloche era de 30 grados, así que de nieve, bien poquito. Sin embargo, el parque sigue siendo atractivo en pleno verano. Cuenta con un ascenso en telesilla en el que se observan vastos bosques, montañas y lagos patagónicos originados por los deshielos, destacando principalmente, el Nahuel Huapi.




Existe otro complejo turístico llamado Cerro Otto, y que ofrece una experiencia bastante cercana a la del Cerro Catedral. Sin embargo, y para nuestra mala suerte, el día que quisimos ascender al cerro, hubo un fuerte viento en la ciudad, por lo que cualquier actividad relacionada con teleféricos estuvo suspendida.




Dentro del Parque Nahuel Huapi, existe una sección llamada Lago Gutierrez, cuya principal atracción son sus bosques milenarios y la cascada de los duentes. Al ser un paseo de no mucha duración, te remendamos lo realices junto a otra actividad y así puedas aprovechar al máximo tu día.




Al día siguiente, nos movimos 25 kilómetros de la ciudad para pasar nuestro día en La Colonia Suiza. Declarado patrimonio histórico, este lugar mantiene intactas las características originales de la época de su fundación a finales del siglo XIX. Al llegar, notamos de inmediato un aire campestre, mucha conexión con la naturaleza e infinitas cosas que degustar. Me recordó mucho a lo que lleva intentando, durante años, San José de Maipo o Pirque, pero desarrollado mil veces más en cuanto a lo turístico. Si hay algo que rescatar de la cultura argentina, al menos en esta zona, es que comprendieron que el turismo es su forma de vida y, como consecuencia, se deben a él como quien se debe a su familia.



Villa la Angostura es el sitio ideal para hacer un descanso durante el viaje. Además de ser preciosa, cuanta con todos los servicios básicos para abastecerte, cambiar dinero o cualquier cosa que necesites. Nosotros hicimos nuestra parada cuando ya veníamos de vuelta y justo antes de llegar al paso fronterizo Cardenal Samoré. Aprovechamos esta pintoresca ciudad para estirar las piernas y tomarnos un rico café acompañado de esos alfajores únicos que tienen los argentinos.




21 vistas
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Twitter Icono
  • Icono negro Pinterest
  • Negro del icono de Spotify
  • kisspng-twitch-logo-streaming-media-comp
  • Icono negro TripAdvisor
  • Negro Icono RSS

ENTÉRATE DE